Páginas vistas en total

lunes, 8 de agosto de 2011

Ángel

Volando entre demonios, perdida, viajaba. Encerrada en una coraza de hierro y miedo.
La vida no tenía sentido. Todo visto desde arriba no tenía importancia.
La pena invadía un espacio y la soledad otro.
Así eternidades y edades pasaron. Siempre buscando, anhelando, algo que quería, pero no creía que existiera.
Cuando las fuerzas ya flaqueaban, una noche cualquiera, un ángel me visitó. Alejando y luchando contra demonios llego hasta mí. Y rompió mi coraza. Liberándome del encierro.
Me enseñó que hacer con mis armas y como luchar yo sola. Me mostró mundos inimaginables. Compartió caricias y besos prohibidos. Me habló al corazón.
Y me amó.

Hoy tiempo después sigue a mi lado, acompañándome, protegiéndome y amándome.
No hay agradecimiento, sacrificio o ofrecimiento digno de tal ángel, digno de igualar lo que él hizo por mí.
Así que como única muestra posible de devoción permaneceré a su lado eternamente. Velando por él como el por mí. Todos los días que vea este mundo, todas las edades de los humanos y toda la vida del universo.

4 comentarios:

Mientrasleo dijo...

Precioso, relajante, cargado de sentimientos.
Enhorabuena a su autor.
Un saludo, me quedo por aquí

Merce CB dijo...

Muchas gracias.

Daniel Rubio dijo...

Muy original si que es, además de que se nota que lo has escrito con ganas. Te felicito, se nota mejoría, un saludo.

Relatos de sal dijo...

Tienes sentimientos guardados que pugnan por salir de tu interior. Poco a poco vas hallando el camino correcto. Sigue así.
Un abrazo.
Francisco