Páginas vistas en total

jueves, 24 de abril de 2014

Carta abierta.

He dejado ya demasiado tiempo apartado esto, con esto hablo de mi blog, de Mis letras, de mi escritura y con ella mi lectura. No voy a usar la excusa fácil de que la musa me abandonó. Más bien diré que escribir y leer para mí es y era algo que hacía por hobbie y gusto. Pero en mi vida entraron otras circustancias a las que debía prestar más atención. Ahora, habiendome tomado un tiempo apartada,  creo que retomo esto con más fuerza y con más sabiduría. Será difícil volver a encontrar lo que perdí o deje escapar. Espero volváis todos los que érais y con vosotros alguno que no me conociera. Os doy las gracias anticipadas por leerme. Un saludo a todos.
Este es el pequeño relato que marca un nuevo comienzo:
  ¿Qué lleva a una persona a no ser cariñosa con los que se supone que quiere? A mí sólo se me ocurre que ésta persona haya sufrido y que en ese momento se creara un muro alrededor para que nadie volviera a lastimarlo. He intentado luchar contra ese muro, 33 años llevo con él . Lo he visto temblar en alguna ocasión. Le he visto alguna grieta y he aprovechado para intentar colarme dentro y si, lo he conseguido me he encontrado otra pared contra la que luchar. Dios!! A veces daría lo que fuera por un abrazo o por un beso y cuando lo pido es porque ya no puedo más.
Ese muro me derriba a mí.
¿Cómo puede alguien sentirse querido, si ni siquiera en los momentos más íntimos se lo demuestran?
Sí, sé que no me va a fallar, que cuando lo necesite estará ahí, pero tengo tantas carencias de cariño que he perdido mi autoestima. Se debió quedar trás algún verano en el que la veda de tocamiento estaba prohibida. Y no puedo decirle esto porque lo entendería como un ataque, no como algo que yo necesito. No se puede mendigar cariño o te lo dan o no. No se puede pedir porque entonces no es verdadero. Solo hago que pensar que lo que tengo debe eser lo que me merezco. Y es triste. Porqué si no es con tu pareja con la que lo compartes todo, con quien debes compartir tambien besos, caricias, juegos.... Tonterias... ¿Quien te queda? Nadie. Uno solo. Y al otro lado de la cama una respiración que es lo que te devuelve a la realidad de una soledad acompañada. Dos desconocidos durmiendo juntos. Solo quiero saber que me quiere.
Unos dirán;
-Mujer cómo no te va querer si lleváis toda la vida juntos.
A los que yo les contestaría;
-Claro que me quiere de eso no hay duda ¿Pero que clase de amor es el que siente?
Porque a mis 54 años doy por sentado que hay muchas maneras de amar. Unas no mejores que otras, pero sí unas más plenas que otras.

No hay comentarios: