Páginas vistas en total

martes, 27 de mayo de 2014

Viendo al barquero

De pequeño al mirar la larga vida que me quedaba por delante me imaginaba mi futuro, tan lejano, lleno de esperanzas e ilusiones...
Sueños que se van perdiendo con los años.
Un día te despiertas y ves que una parte de tu vida ya ha pasado. Y que nada és como te prometierón.
Que no basta con querer.
Que no es suficiente pornerle ganas.
Que podrías a ver hecho mucho más...

Y ahora, al final, sólo espero tener mis dos monedas de plata para el barquero. Incluso, hay quién dice que basta con una. Así que quizá tenga suerte.