Páginas vistas en total

martes, 1 de marzo de 2016

Mis letras: La Búsqueda de Mici

Mis letras: La Búsqueda de Mici

http://www.amazon.es/dp/B01CDIBU3M/ref=cm_sw_r_fa_awdo_rYA1wb0QZ6DE7

La Búsqueda de Mici

Ya está para ebook. Espero os guste y os emocione como a mi me ha gustado terminarlo al fín y poder ponerlo a disposicion de todo el mundo.
Aqui os dejo el enlace para poder descargaroslo. Un abrazo y gracias a todos.
http://www.amazon.es/dp/B01CDIBU3M/ref=cm_sw_r_fa_awdo_rYA1wb0QZ6DE7

martes, 27 de mayo de 2014

Viendo al barquero

De pequeño al mirar la larga vida que me quedaba por delante me imaginaba mi futuro, tan lejano, lleno de esperanzas e ilusiones...
Sueños que se van perdiendo con los años.
Un día te despiertas y ves que una parte de tu vida ya ha pasado. Y que nada és como te prometierón.
Que no basta con querer.
Que no es suficiente pornerle ganas.
Que podrías a ver hecho mucho más...

Y ahora, al final, sólo espero tener mis dos monedas de plata para el barquero. Incluso, hay quién dice que basta con una. Así que quizá tenga suerte.

jueves, 24 de abril de 2014

Carta abierta.

He dejado ya demasiado tiempo apartado esto, con esto hablo de mi blog, de Mis letras, de mi escritura y con ella mi lectura. No voy a usar la excusa fácil de que la musa me abandonó. Más bien diré que escribir y leer para mí es y era algo que hacía por hobbie y gusto. Pero en mi vida entraron otras circustancias a las que debía prestar más atención. Ahora, habiendome tomado un tiempo apartada,  creo que retomo esto con más fuerza y con más sabiduría. Será difícil volver a encontrar lo que perdí o deje escapar. Espero volváis todos los que érais y con vosotros alguno que no me conociera. Os doy las gracias anticipadas por leerme. Un saludo a todos.
Este es el pequeño relato que marca un nuevo comienzo:
  ¿Qué lleva a una persona a no ser cariñosa con los que se supone que quiere? A mí sólo se me ocurre que ésta persona haya sufrido y que en ese momento se creara un muro alrededor para que nadie volviera a lastimarlo. He intentado luchar contra ese muro, 33 años llevo con él . Lo he visto temblar en alguna ocasión. Le he visto alguna grieta y he aprovechado para intentar colarme dentro y si, lo he conseguido me he encontrado otra pared contra la que luchar. Dios!! A veces daría lo que fuera por un abrazo o por un beso y cuando lo pido es porque ya no puedo más.
Ese muro me derriba a mí.
¿Cómo puede alguien sentirse querido, si ni siquiera en los momentos más íntimos se lo demuestran?
Sí, sé que no me va a fallar, que cuando lo necesite estará ahí, pero tengo tantas carencias de cariño que he perdido mi autoestima. Se debió quedar trás algún verano en el que la veda de tocamiento estaba prohibida. Y no puedo decirle esto porque lo entendería como un ataque, no como algo que yo necesito. No se puede mendigar cariño o te lo dan o no. No se puede pedir porque entonces no es verdadero. Solo hago que pensar que lo que tengo debe eser lo que me merezco. Y es triste. Porqué si no es con tu pareja con la que lo compartes todo, con quien debes compartir tambien besos, caricias, juegos.... Tonterias... ¿Quien te queda? Nadie. Uno solo. Y al otro lado de la cama una respiración que es lo que te devuelve a la realidad de una soledad acompañada. Dos desconocidos durmiendo juntos. Solo quiero saber que me quiere.
Unos dirán;
-Mujer cómo no te va querer si lleváis toda la vida juntos.
A los que yo les contestaría;
-Claro que me quiere de eso no hay duda ¿Pero que clase de amor es el que siente?
Porque a mis 54 años doy por sentado que hay muchas maneras de amar. Unas no mejores que otras, pero sí unas más plenas que otras.

martes, 15 de octubre de 2013

Extraños

Miramos el mundo desde la distancia. Absortos en nuestros pensamientos, caminamos por la calle distantes a todo. Ajenos a los sentimientos de los demás. Ocultando miradas que puedan encontrase con otras.
Hemos dejado que nuestro mundo se convierta en un lugar donde reinan sentimientos negativos. Reencorosos, apenados, timidos, arrogantes, desconfiados, reservados...
Nos hemos olvidado de sonreir a la vida y ser agradecidos.
Nos cruzamos con gente que han compartido momentos hermosos en nuestra vida y no nos paramos a saludarles. Nos escondemos tras un velo de pasividad emocional.
Deberíamos aprender de los niños, de como son capaces de  hacer amigos por un rato en un parque.  Y hacer bajar a su madre cada día a la misma hora para ver si vuelven a encontrarse. Sólo por el hecho de volver a dar patadas a una pelota y compartir un rato con un igual. Hemos ganado muchas cosas al crecer, pero también perdido otras muy valiosas.
Hoy toca hacer balance interno y poner en orden tus propias prioridades. Después, mira y evalua si son las correctas.
Si la cara que tú le pones a la vida, es la misma con la que quieres que ella te responda cada mañana.

viernes, 2 de agosto de 2013

Para tí. 4/08

Un corazón decidió que nunca más se enamoraría. Ese corazón vivió sano y a salvo tras su muro mucho tiempo. Difrutando de todo lo demás que le aportaba la vida. Viajó muchísimo, visitando lugares nuevos, aprendiendo culturas, observando paisajes diferentes, conociendo otros corazones.
En varias ocasiones estos otros corazones intentarón llegar a tocarle, pero él se resistió y huyó a otro lugar donde nada intentara cambiar sus costumbres.
En una ocasión visitó una playa hermosísima en un lugar de aquellos a los que a él le encataba perderse y observar el mundo.
Una lágrima hizo amago de aparecer, cuando recordó recuerdos muy pasados ya. Pero la escondió a tiempo cuando oyó una voz que le hablaba en el horizonte:
-Hola, amigo.
-¿Quién eres? -Preguntó el corazón sorprendido.
-Llevo tiempo observándote- contestó la voz, eludiendo la pregunta-. Siempre estás solo.
-Eso no es verdad, tengo con quien estar -contestó con tono enojado-. ¿Además quién eres tú para opinar sobre mí?
-Perdón. Me presentaré: Soy el sol. Y creo que puedo yo, opinar muy bien sobre lo que és la soledad. Veo como tú por voluntad propia vives en ella y a mi eso me hace preguntarme por qué.
-No vivo en soledad -le contestó el corazón, entre sorprendido y molesto porque el sol le hablara y por encina de todo le juzgara.
-Yo daría lo que fuera por tener compañia, por tener un ser que me amara y con quien compartir mis atardeceres y amaneceres, a quien contarle todo lo que veo desde aqui.
-Eso puedes hacerlo -le interrumpió el corazón-. Estás hablando conmigo, y miles de personas disfrutan de tus puestas. Las compartes.
-Veo que no entiendes nada -le devolvió la interrupción el astro-. ¿De que sirve tener a tantos a tu alrededor, si al final nada puede tocarte?
El corazón pensó en las palabras que acababa de escuchar sin decir nada.
-Veo que te has parado a pensar -habló el sol-. Espero que el día que te des cuenta de que las cosas no son como tú crees, aún tengas tiempo de cambiar tu vida. 
Antes de esconderse le regaló al corazón una imagen para ver si con ella conseguía que cambiara de camino.
Aquella imagen conmovió al corazón que por fin dejó salir libre a esa lágrima.

miércoles, 17 de abril de 2013

Siempre contigo (Primera parte)

Vuelo de noche cuando todos descansan. Unos duermen, otros ven el televisor, algunos pocos trabajan aún.
Cada noche repito el mismo recorrido. La misma rutina. Hasta llegar al árbol donde me poso a descansar y a mirarlo. Siempre sentado en esa ventana, fumando su pitillo nocturno. Con la mirada fija en el horizonte. Cada calada ilumina su rostro y hace brillar sus ojos. Recuerdo bien el color miel de sus punzantes ojos, aunque ahora la noche solo me deje entreverlos.
Cuanto le echo de menos; tocarle, hablarle...

Debería empezar mi historia por el principio y así todos me entenderíais.
Me llamo Mia, antes era una persona, ahora soy un ave nocturna.