Páginas vistas en total

Poderes

Con éste relato gané un concurso en el grupo de Facebook "Tertulia de escritores en español" de la mano  de José Enrique Serrano Exposito. Obtuve trece "me gusta" y eso me llevó a ganar el premio; un libro: El proyecto de Victor GM, gracias a AlfavíctorEscritores Editorial.
Os invito a leerlo:
         
        Poderes





Todos tenemos algún poder –se repetía siempre Peter.


    Como buen piscis siempre tuvo complejo de Peter Pan. El niño que nunca quiere crecer. Siempre tuvo una gran imaginación. Miles de amigos imaginarios le acompañaron durante su vida: “El Pequeño Ximu (un ratón blanco algo reservado), después “Larry (un duendecito muy valiente)” y miles más fueron poblando su vida a medida que crecía.
    Ya con doce años era seguidor de toda la literatura que estaba a su alcance. Miembro ya de la biblioteca de su pueblo. Pasaba allí largas tardes. Todas las que su tiempo libre le permitía.
    Fue con quince años cuando se decidió a escribir su primer cuento; lleno de elfos, magos y guerreros. 
    Hasta los dieciocho no añadió en ninguno de sus cuentos un amor que no fuera el fraternal. Fue entonces cuando empezó a vivir exclusivamente dentro de los libros y de sus escritos.
    Nunca tuvo “un mejor amigo”, nunca jugó a fútbol fuera de la clase de educación física, nunca le besó una chica… Se perdió muchas cosas en su vida. Quizás las perdió en la practica, pero no en la teoría. Todas las experiencias que él tendría que haber pasado las vivió a través de la literatura. Se sentía como el protagonista del libro que en ese momento estuviera viviendo.
            Desequilibrado, raro, antisocial, minucioso… muchos eran los adjetivos o insultos que se ganó a lo largo de su vida y quizás todos fueran verdad, pero a él poco le importaban. Él en ese momento era “Frodo”, “Romeo”, “Atila”, “Dorian”, “Drácula”…
     Consiguió ganarse la vida gracias a una pequeña columna en una revista y vendiendo los derechos de sus cuentos. Muchos de sus Cuentos se hicieron famosos con el nombre de otro escritor. Poco le importaba ganar mucho dinero él simplemente quería el dinero necesario para pagar el alquiler, la comida y sus libros. 
     Su único anhelo era ver a través de la ventana a los niños jugar en el parque, a parejas besarse en un banco o a las señoras del barrio hablando horas y horas con las bolsas de la compra paradas en medio de la calle. Y escribir lo que creía que debían decirse. Inventarse la historia de aquel hombre que esperaba el semáforo. Continuar como él creía que era la vida de los demás.
      Un día después de leer un libro en el que los protagonistas viajaban en el tiempo se le ocurrió la idea de los poderes personales.
      Escribió:
      >> Todos tenemos un poder. Unos tienen una ligera idea del suyo y otros nunca lo sabrán.
           El poder de la persuasión: Gente que siempre consigue que los demás hagan lo que quiere. Quizás inconcientemente en muchos casos. Muchos emperadores o dictadores encajarían aquí.
           El poder del amor: Personas que aman a todos, capaces de ayudar al prójimo en todo lo posible. Monjas, madres…
           El poder de la empatía: Alguien que no hace lo que no quiere que le hagan a él.
           El poder de la alegría: Personas capaces de hacer felices a otros. Aquí meteríamos a los cómicos.
           El poder de sanar: Individuos que curan a otras. Como; médicos, enfermeras, curanderos…
           Estos son algunos de los pequeños poderes que la mayoría pude tener en algún sentido, pero luego están los grandes poderes:
           Una extremada inteligencia, poder ver o hablar con espíritus, la fuerza…>>


          Peter siempre intentó buscar su poder.
          También siempre intentó que todas aquellas historias que leía fueran verdad.
          Deseaba que existieran; los dragones, los magos, las brujas, las casas encantadas, los caballeros con espadas mágicas, los animales capaces de hablar…
          El mundo no puede ser simplemente esto- decía- es muy triste.
          Se preguntaba donde podrían esconderse tales criaturas, si habría un mundo paralelo, si vivían en otro planeta o en el subsuelo. Si se podría alguna vez viajar al futuro o al pasado, si lo había hecho alguien. Tantas y tantas historias fantásticas llenaron su cabeza de pájaros. Frecuentemente habla solo o con seres que realmente anhelaba que existieran. 
         
          Pasó toda su vida en aquel pequeño apartamento, solo y ¿loco?
          Cuando a los ochenta años murió, sentado en su mecedora mirando a la calle, obtuvo las respuestas a todas sus preguntas.
         
          Los demás tendremos que esperar toda la vida para saberlas.
         
          Quizá Peter estuviera realmente chiflado o sufriera algún tipo de esquizofrenia, pero personalmente me gustaría viajar cierta vez a algunos de los mundos que él imaginó.
 








3 comentarios:

Merce CB dijo...

Es el primer premio que gano con mis letras, estoy emocionada, orgullosa y me hace mucha ilusión también será mi primer libro dedicado, jajajaja

Alfavictor & Escritores. Editorial dijo...

Merce, no había tenido tiempo de leerte con calma, como ahora acabo de hacerlo. Me metiste en ese escenario de Peter... Me agrado y lograste hacerme imaginar, al verlo sentado frente a su ventana a los 80 años... Ojala tan solo podamos llegar a esa edad y sí, por qué no? igual locos y con nuestras letras...Saludos y éxito...Víctor GM

Merce CB dijo...

Gracias Victor. Tus palabras don importantes para mí.